Falegnameria Biffi

La tecnología como apoyo.

La empresa artesanal, impulsada por la fuerza de las máquinas Biesse, ha celebrado recientemente sus primeros cincuenta años. La tenacidad y la determinación han sido las claves de este auténtico éxito.

Cliente: FALEGNAMERIA BIFFI
CIUDAD: MEZZAGO (MB)
País: Italia
Product: BREMA VEKTOR 15

En 1967, Antonio Biffi, con veinte años, era todavía un menor de edad con potencial que finalmente había decidido crear su empresa. En aquella época había que tener 21 años para ser considerado adulto, pero eso no le impidió dar el salto desde su puesto de ayudante de carpintero -trabajo que había comenzado a los diez años- y como aprendiz de un exitoso empresario de la cercana ciudad de Bellusco, para crear la carpintería que ahora celebra 50 años de actividad. Para poner en marcha la empresa, el Sr. Antonio necesitaba la autorización de su padre mediante un documento notarial, pero era una mera formalidad para la familia Biffi: una familia que vive desde hace mucho tiempo en Brianza, rodeada por los campos de Mezzago. La suya es una carpintería que se ha hecho un nombre en el sector, gracias a una marcada actitud profesional y a la fiabilidad que ofrecen a los clientes. Falegnameria Biffi es realmente una empresa familiar. Antonio, el propietario, cuenta con el apoyo de su mujer, Rosangela, que se encarga de la gestión y la administración del negocio. Sus hijos, Roberto y Luca, son ya copropietarios del negocio y un testimonio de los logros de la empresa, que sigue el ritmo de la creciente economía y mano de obra de Brianza. "De una empresa familiar dirigida individualmente, hemos pasado a ser una empresa con una plantilla de casi treinta personas", dice Antonio. "Nuestros empleados han contribuido a nuestro crecimiento. Desde el principio, la mayoría de nuestros trabajadores son de Mezzago, y con el paso de los años la empresa ha reforzado sus vínculos con el pueblo".

Un repaso a los primeros cincuenta años de la empresa es igualmente fascinante: "Desde la producción de zapatos de madera y lámparas rústicas hasta la creación de muebles de oficina, ampliamos constantemente nuestra gama de operaciones de mecanizado", continúa Antonio mientras narra la historia de la empresa hasta bien entrado el nuevo milenio, cuando sus dos hijos, Roberto y Luca, se incorporaron a la empresa y aportaron una nueva ola de innovación tecnológica. El nuevo conjunto de máquinas automatizadas de la empresa incluye siete centros de mecanizado y 8.000 metros cuadrados de espacio de producción. "En los últimos años nos hemos especializado en la creación de vitrinas, escaparates y mobiliario técnico para las tiendas de nuestros clientes. Nos hemos introducido en un mercado muy vinculado al sector de la publicidad y la venta que exige plazos de entrega rápidos, costes limitados y productos de calidad media a alta.   En una empresa en la que el olor de la madera se mezcla con la auténtica pasión, hay una palabra clave que nunca está lejos del pensamiento de nadie: flexibilidad. Es un objetivo que el Sr. Antonio mantiene siempre en primer plano: "El mercado en el que trabajamos se caracteriza por tener varios operadores competidores que ofrecen productos aparentemente similares en cuanto a características y resultado final, pero que en realidad son muy diferentes en cuanto a los materiales que utilizan, las técnicas de construcción que emplean y sus precios. Por nuestra parte, trabajamos constantemente para lograr el equilibrio adecuado, limitando los costes sin sacrificar la calidad".   Los productos se desarrollan sobre la base de los proyectos/diseños de los clientes y nos encargamos de todas las fases de producción: la tecnología desempeña un papel crucial en la realización óptima de los proyectos. Al disponer de la más moderna maquinaria CNC, así como de pintura automatizada y manual, y al ser propietarios de los vehículos que utilizamos para la entrega de la mercancía, Falegnameria Biffi puede ofrecer un servicio completo, e incluso es capaz de satisfacer peticiones que serían inusuales para una carpintería tradicional, incluyendo el mecanizado de metacrilato, la creación de stands y espacios de exposición para ferias y eventos, y la realización de productos semiacabados. "Seguimos refiriéndonos a nosotros mismos como una empresa artesanal, en la que las personas siguen jugando un papel muy importante", señala Antonio: "Estamos ligados a la habilidad manual y a la experiencia de nuestros trabajadores, que son especialmente importantes porque dan ese toque extra a cada artículo, convirtiendo un simple semielaborado de madera en un producto agradable a la vista".

Falegnameria Biffi: Foto 1

Y aunque el toque manual es insustituible, la aportación cada vez más interesante de la tecnología es también crucial para garantizar la flexibilidad que exige el mercado. Ahí es donde entra Biesse como socio tecnológico para el inevitable crecimiento de la empresa. "Creemos firmemente que la mayor ventaja que ofrece la tecnología de mecanizado de la madera es la productividad en términos de horas de trabajo y cargas de trabajo. La tecnología de Biesse nos ha ayudado a reducir considerablemente los tiempos de mecanizado", explica Antonio. "Si a esto le añadimos la flexibilidad de la serie Rover, que puede realizar desde el taladrado de un solo agujero hasta la creación de formas complejas, obtenemos calidad además de cantidad", afirma.
El conjunto de máquinas que posee Falegnameria Biffi incluye una considerable gama de máquinas Biesse. La compra más reciente, en 2017, fue una Brema Vektor 15, pero para enumerarlas todas habría que remontarse a la primera Rover 36 adquirida en los años 90 "que fue la estrella indiscutible de nuestra transición de una carpintería tradicional a lo que somos hoy", recuerda Antonio. Otras son la Selco WN200 y las Rover 342 y 321, hasta llegar a las modernas Selco WNAR y EXCEL, esta última creada como "proyecto conjunto" con Biesse: una máquina realmente a medida del cliente. "Sus técnicos siempre nos han ayudado a entender nuestras necesidades, una ayuda enorme al pasar de las máquinas tradicionales a otras más innovadoras y con mayores prestaciones".
 
En la actualidad, Falegnameria Biffi puede realizar todas las operaciones de mecanizado en carpintería: corte/seccionado, fresado, taladrado y canteado. Además, la empresa cuenta con un departamento de lijado y pintura de última generación y un gran almacén para el almacenamiento y la logística: estas soluciones, explica Antonio, "nos han ayudado a garantizar un gran grado de autonomía en la producción. Sólo dependemos de terceros para las materias primas y las operaciones de mecanizado muy específicas (recubrimiento en polvo de piezas metálicas, emparejamiento y pegado de laminados y películas en paneles, etc.)". 
La tecnología se adapta a una gran variedad de necesidades, una ventaja de la que Antonio Biffi se siente especialmente orgulloso. "Somos capaces de mecanizar madera y materiales plásticos en la misma máquina, simplemente cambiando las herramientas y ajustando los ciclos de mecanizado". Flexibilidad, por definición.

Biesse siempre nos ha ayudado a entender nuestras necesidades, una ayuda enorme cuando pasamos de las máquinas tradicionales a otras más innovadoras y con mayores prestaciones.
Antonio Biffi Propietario
Antonio Biffi
Falegnameria Biffi: Foto 2
Falegnameria Biffi: Foto 3
Falegnameria Biffi: Foto 4
Falegnameria Biffi: Foto 5
Las grandes ideas necesitan un gran partner.
Descubra cómo puede transformar su negocio con Biesse a su lado.
The Sydney String Centre
Cookies help us to provide our services. Using these services, you agree to the use of cookies from us. Info
Go to top of page